Ley de la Bandada

1) Conoce y cuida su cuerpo.

“Darse un baño. No hay nada tan entretenido y refrescante que eso – aseguró Raz – además me ayuda a estar limpio. Lo menos que quiero es enfermarme ahora que estoy tan ágil y que atravieso los valles con rapidez. Mmm, creo que yo haré lo mismo. También quiero estar sana para volar a gran velocidad – Solsiré miró el río y luego preguntó ¿habrá agua cuando yo venga a darme un chapuzón?”

2) Trata de solucionar sus problemas.

“Con ingenio debo ser capaz de encontrar una solución para llevar este ramo de flores a mi mamá.” Fue entonces cuando sintió un ruido, levantó la vista y vio pasar a una niña que alegremente exploraba el bosque con un extraño bulto atado a su espalda. Esta escena le dio una gran idea a Solsiré. Juntó suficiente pajita seca e hizo lo que un humano habría considerado un canasto diminuto. Aquí adentro y deposito en ramo.

3) Sabe escuchar y dice la verdad.

“Fui egoísta y desobediente- dijo la niña cuando finalizó el relato- Estaba tan preocupada por conseguir los mejores adornos para mi…. -… que olvidaste que tus padres te han pedido que no vayas más allá del Río Cristalino – agregó Arimatú”

4) Es alegre y dice lo que siente.

“De este modo, Azurina encontró a su pareja. La tortuga marina y el pulpo se alegraron mucho al saber que su amiga ya no estaría sola. La felicitaron cuando ésta les contó que muy pronto iban a nacer sus hijos. “Más adelante van a tener nietos y luego bisnietos y…”, Zoe suspiró y agregó: “¿Te das cuenta Azurina? ¡Tú misma has iniciado la familia que te acompañará para siempre!”

5) Es amistosa y ayuda a los demás.

“Regresó lo más rápido que pudo donde su pueblo y les comunicó las buenas noticias. Algunas focas lo miraron con desconfianza y Cotí les dijo que esta alternativa beneficiaba a todos por igual. “¡Sigamos a la foca blanca!”, exclamó un entusiasta luego de oírlo. Una a una se convencieron y, de esta manera, lograron construir una nueva vida en paz.”

 6) Conoce a Dios como amigo.

“Antú escuchó atentamente la historia. Le trajo memoria aquella vez que la noche las alcanzó cuando aún estaban en el bosque. Recordó que, al principio sintió temor y luego, confianza. No le quedaba duda: Dios estuvo con ellas en ese momento, en la naturaleza…” “Todo lo que lo rodeaba era cercano y familiar. Hermano sol, hermana luna… así trataba a todas las cosas de la naturaleza . Sintió profundos deseos de dar las gracias. Gracias al cielo. Gracias a la tierra. Gracias a la vida. Gracias a… Dios. Algo tan hermoso no podía sino ser su obra.”

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: